Un grupo de ingenieros seleccionados por el IEEE montaron un proyecto de electrificación sostenible seleccionado en el impenetrable de Chaco

Con la instalación de paneles solares, ventiladores, la construcción de una cisterna de 16 mil litros de agua y una heladera, científicos de San Luis, junto con la ONG "Monte Adentro", concretaron un proyecto de electrificación sustentable de un centro comunicativo en "la puerta" del Impenetrable chaqueño.


Monte Adentro Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE) Laboratorio de Control Automático de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL). Chaco sustentabilidad

Fuente: Télam

Fuente: Télam Fuente: Télam


El ingeniero, Guillermo Catuongo, fue parte de la comitiva de cuatro científicos que se instalaron por una semana en el centro comunitario en localidad La Media Luna, ubicado a 60 km por camino de tierra, de la ciudad más cercana, que es Tres Isletas.

Allí, montaron un proyecto de electrificación sostenible seleccionado en una convocatoria del Instituto de Ingenieros Eléctricos y Electrónicos (IEEE), la organización profesional técnica más grande del mundo, para "reducir la desigualdad" y "mitigar de la pobreza" en el contexto de la pandemia por coronavirus.

"Fue una experiencia hermosa, distinta y dura porque les hacen falta muchísimas cosas", dijo el científico a Télam, quien lejos de cerrar el proyecto territorial anunció con esperanza "la posibilidad de uno nuevo, mucho más grande que beneficiaría a otros parajes" y al que su equipo espera poder acceder "para continuar acercando oportunidades a la niñeces que dejamos allá".

El desarrollo fue realizado por el Laboratorio de Control Automático de la Facultad de Ingeniería y Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL).

"Se considera como la puerta del impenetrable Chaqueño, con comunidades originarias, y donde tienen dos grandes problemas: el agua para tomar, ya que además del clima seco, los pozos no sirven porque el agua subterránea es salada", y el segundo que es la electricidad y las comunicaciones, por lo que "en este caso, les pudimos construir una torre que les servirá para el servicio de WI Fi , con fines educativos".

Con el proyecto, fueron beneficiadas 10 familias, pero con la nueva presentación "alcanzaríamos a 25 familias y cinco centros comunitarios que son un punto estratégico por las funciones que cumplen de educación, salud, deporte y talleres de emprendedurismo, donde además la ONG propicia la apropiación y la organización de las comunidades", afirmó Catuongo, quien aseguró que este año el IEEE sólo financió este proyecto y otro en Zambia.

"Allí, dos veces por semana llegan profesores y médicos a los que de otra manera esas familias no tienen acceso", explicó .

Por otra parte señaló que es importante la tarea de arraigo que se realiza porque las comunidades indígenas del lugar "son desplazadas por la desforestación del monte, que con leyes poco claras, los privan de sus animales y sus frutos y los obligan a vivir de cortar leña, con lo que firman el certificado de defunción de su hábitat natural".

"Terminan emigrando hacia la ciudad, en condiciones muy desventajosas y enfrentándose a los peligros de la urbanidad como la delincuencia, que agrava aún más su calidad de vida", dijo el científico,

Además, de la electrificación del centro comunitario, el equipo conformado por Catuongo, Gastón Frías y los estudiantes Sergio Cruz y Elías Andrada, a pedido de la los pobladores, también se ocuparon de "la casa de Tila y sus 11 hijos" donde instalaron "un panel solar, dos bombitas de luz y un enchufe".

Fue una tarea "pequeña y paralela" dentro del proyecto, dijo Catuongo, quien contó que instalaron en la casa de la mujer su propio panel que luego repondrán, ya que la "llegada de uno nuevo demoraba el beneficio", relató el investigador del Conicet y Docente de la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), quien en septiembre de 2020 fue designado embajador del Comité de Actividades Humanitarias, para América Latina y el Caribe, perteneciente al IEEE, desde donde impulsará "la electrificación y el bombeo de agua para comunidades rurales".