Ewan McGregor, sobre la Argentina: ¨qué tierra más hermosa"

El actor recorrió 20.000 mil kilómetros en 100 días desde Ushuaia hasta Los Ángeles para una serie documental The Long Way Up.


ewan mcgregor viaje argentina

Fuente: Filo.news

Fuente: TELAM Fuente: TELAM

El programa, grabado entre septiembre y diciembre de 2019, es un recorrido de más de 20 mil kilómetros entre Ushuaia y Los Ángeles y a través de trece países de América que completa la trilogía viajera que Ewan McGregor comenzó junto a un amigo en 2004 con Long Way Around. 

En 2004 comenzaron junto a Charley Boorman, un recorrido en moto eléctrica por Europa del Este pasando por países tan extensos como Rusia y Mongolia. En 2007 volvieron a las rutas para el viaje documentado en la serie Long Way Down en la que partieron de Escocia para atravesar el continente africano hasta llegar a Ciudad del Cabo.

 Y ahora finaliza la triología con la travesía que parte desde Ushuaia hasta Los Ángeles para el epsecial de Long Way Up "Siempre pensé que serían tres recorridos, pero la vida se interpuso", dice McGregor en uno de los primeros capítulos en donde además muestran el proceso complejo de preparación para lanzarse a la aventura que le llevó 8 meses de preparación. 

En medio del invierno. En la Patagonia. Un desafío que nadie intentó antes y que ni siquiera sabían si podía hacerse, el actor además tomó algunas clases de español para lograr comunicarse.

Fue un trayecto de 20 mil kilómetros en motocicleta eléctrica que demoró 100 días. “Me encantó la Argentina. La amé y estuve mucho tiempo ahí. Es un país inmenso, nos llevó bastante tiempo recorrerlo. Fue tan divertido, por Dios, qué tierra más hermosa", dijo el actor en diálogo con La Nación.

"Hubo un par de lugares a los que no pudimos ir porque decidimos hacer el viaje en motos eléctricas. Fue una experiencia de aprendizaje y un intento por contaminar el medio ambiente lo menos posible. Sin embargo porque teníamos que parar en lugares donde hubiera electricidad para cargarlas resignamos la libertad de acampar en cualquier lado que habíamos tenido en los otros viajes y eso en un aventura como esta da un poco de pena. Por eso mismo también no pudimos desviarnos de nuestra ruta para pasar por Santiago de Chile, un lugar que me interesaba mucho visitar. Un pariente lejano, mi tatarabuelo se mudó de Escocia a Santiago hacia el final del 1800 para trabajar en la construcción del ferrocarril en Chile. Allí se casó y tuvo hijos así que hay algo de Chile en mi familia. Lamentablemente no pude ir a Santiago esta vez, pero es una buena excusa para volver al sur en otra oportunidad".